Gobierno de las empresas familiares

Les invito a visitar mi blog “Familia SAC” en Semana Económica.

semana económica2

Anuncios

Somos Grau, seámoslo siempre.

3504639050_92acfda363_oA propósito de un 8 de octubre, hace unos meses leí el artículo de un connotado periodista que se preguntaba “¿Por qué celebramos Angamos si fue una derrota?”. Con humildad pero con firmeza quiero responder esa pregunta. Ciertamente no celebramos una derrota, conmemoramos el culmen de una epopeya.

Para cualquier ciudadano recordar el día que Grau partió a la eternidad, debe ser motivo para recordar a un peruano que nos legó ejemplo público de valores que no son moneda corriente: coherencia de vida, compromiso, caballerosidad, desprendimiento, vocación de servicio a la patria, coraje, heroísmo.  Grau hizo de su vida una historia épica que vale la pena ser contada como ejemplo de superación, de lucha ante la adversidad, de decisiones impecables; en resumen, de ejemplo de cómo un servidor público debería comportarse.

Si acaso ello no fuera suficiente, invito a leer las cartas que Grau le escribiera a su esposa, donde se muestra el personaje privado: amante esposo, padre responsable y cariñoso, amigo fraterno, cumplidor de sus deberes y compromisos. Todos los peruanos debemos celebrar Angamos porque representa el orgullo de ser compatriota de este hombre, porque hoy como en 1879, la sombra de Grau nos da la esperanza que los peruanos podemos ser mejores, podemos superar nuestros problemas, podemos hacer de nuestra tierra un mejor lugar para nuestros hijos.

Para quienes hemos vestido el uniforme de la Marina de Guerra, esta fecha es la evocación de la persona cuya imagen forjó nuestro carácter, bajo cuya sombra pasamos largos años tratando de hacer propias algunas de las virtudes del Gran Almirante. Es motivo para celebrar el sentirnos herederos de su gloria y recordar la responsabilidad que ello significa.

Como cada año, a las 9:50 de la mañana, al “toque de silencio”, con respeto y con orgullo, desde el fondo de nuestra conciencia, propongo evocar este lema que bien podría ser un paradigma de peruanidad y un compromiso para nuestras acciones: “Somos Grau, seámoslo siempre”

Mi encuentro con Ollanta y Nadine

Estaba con mi esposa y mis dos hijas terminando de comprar el pop corn y las bebidas con las que nos proponíamos compartir la película un viernes por la noche de hace varias semanas atrás. El lugar era el UVK de Caminos del Inca. Nos incorporamos a la cola previa al ingreso donde había otras 12 personas. De pronto, hicieron su aparición Ollanta y Nadine. Sigue leyendo